Vamos  a seguir buscando maneras de incorporar más alegría a nuestro día a día. A mí me encantan las charlas Ted y el otro día descubrí una que justamente hablaba de la alegría y que en cierta manera me ha inspirado para empezar esta serie.

En su charla Ingrid Fetell Lee que se titula “Dónde se esconde la alegría y cómo encontrarla” menciona varias opciones que vienen principalmente de su área que es el diseño, y en este y en el siguiente post me voy a centrar en dos: las formas redondas y el color.

 

 

Según varias fuentes, las formas redondas transmiten emociones positivas ya que nos recuerdan a sensaciones como la dulzura, la suavidad o la fragilidad. Además en la naturaleza las formas redondas se suelen relacionar con seguridad frente a las formas alargadas que pueden resultarnos más hostiles.

Ahora que parece que tenemos unos ratitos de más para relajarnos y disfrutar, os invito a hacer el experimento vosotras mismas. Podéis ir observando vuestro entorno y fijaros por ejemplo en diferentes formas geométricas para ver si notáis esas sensaciones, si las formas redondas os acercan más hacia el lado de la alegría o si os quedáis igual.

 

 

Y si eso podéis empezar con las imágenes de este post. Aquí tenemos a Leonor luciendo lo que yo considero un vestido muy alegre. ¿Será por su forma, el escote, el vuelo de la falda, los colores, el estampado de flores? ¿O influye también la persona que lo lleva? Para decidirlo os dejo una imagen del catálogo de Smashed Lemon.

 

 

Y también una foto de producto del vestido para que comparar e investigar.