Siguiendo en la línea de la reflexión acerca de cómo hablamos sobre nuestra apariencia y cómo hacerlo mejor, me planteé la pregunta sobre qué adjetivos usamos para referirnos a las mujeres.

Como siempre Google me llevó a una página que confirmaba mis sospechas. Supongo – y espero – que también hay otras, pero esta es la primera que me ha aparecido y creo que nos puede ayudar para ir reflexionando sobre el uso de los adjetivos en la descripción de las mujeres.

La web hace una relación de varios tipos, de los que copio dos aquí:

 

Adjetivos bonitos (para una mujer)

Hermosa, virtuosa, bella, sensible, cariñosa, fuerte, amistosa, alegre, guapa, interesante, inteligente, diestra, amable, sincera, bondadosa, cálida, preciosa, culta, tierna, sencilla.

Adjetivos buenos (para un amigo o describir una persona)

Capaz, fiel, alegre, responsable, amigable, respetuosa, consciente, empático, simpático, correcto, educado, amable, fino, leal, verdadero, comprensivo, paciente, especial, servicial, divertido.

 

Si os fijáis, en la lista de adjetivos bonitos para una mujer aparecen cuatro que se refieren directamente a la apariencia, sin embargo en la lista de los adjetivos buenos para personas en general no hay ninguno que se refiera al aspecto.

 

 

Me parece muy curioso. Y entro en cierto estado de desequilibrio, porque en estos posts y con las fotos que hemos hecho buscamos al final también recalcar la belleza de estas modelos de verdad, para así crear otro ejemplo de belleza. Y considero que hemos sacado unas fotos preciosas de todas nuestras modelos, como se puede ver en el ejemplo de hoy – incluso de espaldas.

 

 

Pero con esto, me temo que sigo poniendo el foco en el aspecto físico y una mujer es mucho mucho más. Al seguir hablando del aspecto tengo miedo de seguir alimentando la tendencia de la cosificación de la mujer. Así que voy a intentar describir a mi hermana en la foto anterior con otros adjetivos, que yo creo que pueden ser estos: alegre, sociable, serena, simpática.

 

 

Espero ir llegando a un equilibrio a la hora de hablar de estas supermodelos y embajadoras. Un equilibrio que para mí significa recalcar más su personalidad y todos esos grandísimos rasgos de su carácter frente a su aspecto. Ahora bien, ante todo creo que un problema que afecta actualmente mucho a nuestra autoestima es el hecho de compararnos con ese “ideal” de belleza irreal creado, por lo que considero muy importante seguir mostrando el aspecto de mujeres reales. Así que intentaré continuar dando ejemplos de mujeres reales, en toda su envergadura.

 

PD: Le he pedido dos adjetivos para describir a mi hermana a un adolescente muy especial que está creciendo y entendiendo el mundo y me ha dicho: auto-suficiente y responsable. ¡Me ha encantado!